• Imprimir

Detalles

  • Publicado el

El interés superior del niño es una noción casi siempre invocada en el marco de la promoción y de la protección de los derechos del niño. Hasta ahora, esta noción no había sido definida claramente en los textos internacionales, lo que a veces condujo a una utilización abusiva. El Comité de los Derechos del Niño acaba de dar su interpretación.

En su Observación general Nº 14 intitulada “El derecho del niño a que su interés superior sea una consideración primordial”, el Comité de los Derechos del niño destaca en primer lugar que el interés superior del niño se define en relación con los demás principios generales de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) tales como la no discriminación, el derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo así como el derecho del niño a ser escuchado.

Los expertos del Comité estiman que hay que tener en cuenta varios elementos cuando está en juego el interés superior del niño:

  • El contexto de los hechos concretos del caso,
  • Los elementos pertinentes a la evaluación del interés superior del niño,
  • El equilibrio de cada elemento respecto de los demás.

Luego, hay que seguir un procedimiento que asegure las garantías legales y una aplicación adecuada del derecho.

Según la Observación general nº 14, la evaluación y la determinación del interés superior del niño son dos etapas que deben ser respetadas antes de tomar cualquier decisión. “La evaluación del interés superior” consiste en evaluar y sopesar todos los elementos necesarios para tomar una decisión en una determinada situación para un niño o un grupo de niños en concreto.

Le Comité considera que las opiniones del niño, su identidad, la preservación del entorno familiar y el mantenimiento de las relaciones, los cuidados, la protección y la seguridad del niño, su situación de vulnerabilidad y su derecho a la salud y a la educación son elementos fundamentales para la evaluación y la determinación del interés superior del niño. Es posible que estos elementos no sean pertinentes en todos los casos y que haya variaciones entre un niño y otro y entre un contexto y otro, pero la exigencia de un equilibrio objetivo en la evaluación del interés superior del niño es un dato intangible.

Por otra parte, entre las garantías procesales destinadas a asegurar la consideración primordial del interés superior del niño, el Comité destaca la necesidad de respetar los elementos siguientes:

  • El derecho del niño a expresar sus opiniones,
  • El establecimiento de los hechos por profesionales formados que tengan la experiencia requerida en un ambiente y circunstancias adaptados a los niños,
  • La percepción del tiempo,
  • La asistencia jurídica,
  • La motivación, justificación y explicación legales de todas las decisiones,
  • El mecanismo de examen y de revisión de ciertas decisiones, y
  • La evaluación del impacto de la decisión sobre el disfrute por parte del niño de sus derechos.

El BICE se complace en esta interpretación e invita a su red de miembros y a todas las personas concernidas en la defensa de los derechos del niño para que aseguren una amplia difusión de esta Observación.

Para leer la Observación general nº 14 (en español)

Volver al principio